Stent en Y

Prótesis flexible traqueocarino-brónquica para el soporte de la bifurcación traqueal y del ángulo carinal, capaz de mantener la ventilación a través de  los bronquios principales en afecciones obstructivas muy avanzadas.

 Indicaciones

  • Neoplasias traqueales
  • Neoplasia traqueobronquial extensa, con o sin compromiso de carina y/o sus vertientes
  • Neoplasias que afectan a ambos fuentes
  • Carcinoma de esófago con invasión de la vía aérea
  • Fístula traqueoesofágica o traqueocutánea
  • A continuación de fotorresección láser, crioterapia o electrocauterio, para mantener la apertura de la vía aérea
  • Compresión extrínseca o compromiso de la submucosa
  • Estenosis traqueal
  • Estenosis traqueobronquial
  • Traqueobroncomalacia
  • Amiloidosis
  • Compresión dinámica excesiva de la vía aérea

 Miscelánea:

 Por su longitud y diseño admite otros usos según criterio médico.

El Stent en “Y” ha sido utilizado con éxito en pacientes traqueostomizados y en asistencia respiratoria mecánica, en combinación con una cánula de traqueostomía, para permitir la ventilación de pacientes graves, cuando otros métodos no son posibles.

Modo de uso

Implante:

El procedimiento se llevará a cabo bajo anestesia general. El implante de este tipo de prótesis debe ser efectuado por personal experimentado. Puede montarse el stent sobre una pinza especial para implante de prótesis en “Y”.

Lubricar el extremo de la pinza con gel de lidocaína. Introducir la pinza dentro del stent de modo que sus valvas penetren en el interior de las ramas bronquiales de la prótesis (fotografía en página opuesta). Ventilar al paciente con oxígeno hasta alcanzar la mayor saturación posible. Se procederá luego a su extubación, retirando el traqueoscopio de la vía aérea. Inmediatamente, y con la ayuda de un laringoscopio, se guiará la pinza que monta al stent hacia la tráquea. Al cerrar las valvas de la pinza, se reunirán las ramas bronquiales del stent, y en esta posición pasará entre las cuerdas vocales hacia la tráquea. La maniobra continuará desplazando el conjunto pinza – stent dentro de la tráquea hasta aproximarse a la carina. Cuando el extremo del conjunto pinza – stent se hallen cerca de la carina traqueal, deben abrirse suavemente las valvas de la pinza para poder percibir la llegada de la prótesis a la bifurcación traqueal.

En este momento se abrirán completamente las valvas para que las ramas bronquiales del stent se introduzcan dentro de los bronquios fuentes. Luego se oprimirá el botón de la pinza para mantener al stent contra el filo carinal al mismo tiempo que se retira la pinza, dejando al stent en el interior de la tráquea. La maniobra completa debe ser rápida, ya que se efectúa con el paciente extubado y en apnea. Recomendamos utilizar la óptica de visión directa para asegurarse que el stent franquea las cuerdas vocales y no es accidentalmente conducido hacia el esófago. Para ello la óptica debe acompañar en la maniobra a la pinza en forma paralela permitiendo ver y comprobar que el stent ingresa a través de la glotis. Esta opción sólo es posible con la ayuda de un segundo operador que mantiene en posición adecuada el laringoscopio de intubación, mientras el broncoscopista ocupa su mano diestra con la pinza de inserción de stent y con la otra sostiene la óptica.

Otras técnicas de implante son posibles, como la introducción de la prótesis plegada dentro de un broncoscopio de calibre suficiente, para luego empujarla por su interior, con una pinza cocodrilo o un broncoscopio de menor diámetro, en el momento en que se encuentre próxima a la carina traqueal.

La maniobra de implante puede completarse acomodando la prótesis con una pinza.

Remoción:

Se procederá a la intubación con traqueoscopio.

La extracción es más sencilla. El stent debe ser tomado por su borde proximal con una pinza fuerte para retirarlo suavemente traccionando de ella y extrayendo la prótesis junto con el traqueoscopio.

Cuidados:

 A pesar de su gran tamaño los stents en “Y” son bien tolerados.

Sin embargo su mayor longitud incrementa la dificultad para eliminar secreciones, sobre todo cuando la tos no es efectiva.

Es aconsejable realizar frecuentes nebulizaciones y contar con la asistencia diaria de un kinesiólogo cuando se note un incremento de la secreción bronquial.

La aparición de tos excesiva puede sugerir un contacto indeseado del extremo de alguna o ambas ramas bronquiales del stent con la mucosa bronquial inflamada.

Si el síntoma persiste o se hace incoercible a pesar del tratamiento antiinflamatorio, puede ser necesario retirar el stent y acortar la longitud de la rama bronquial antes de reimplantarlo.

Tratar las caries dentales y realizar una dedicada higiene bucal.

Control endoscópico según frecuencia indicada por el médico.

Advertencia: el producto no debe re utilizarse porque esto puede provocar contaminación cruzada”.